Kites usados | hay que aprovecharlos al máximo

Hace poco me pasó lo que nadie quiere vivir, rifé (rompí) un kite. Volví de navegar con 15 nudos promedios y después de hacer un borde de un lado a otro y sacarme la ansiedad, bajando la vela por algún motivo el género se abrió. Por un lado me sorprendí pero por el otro, mantuve la calma y me dije a mi mismo que es algo que debe pasar. Aclaro, mi kite es un Cabrinha Switchblade re contra usado tres mil quinientas veces, lo compré barato y adivinen qué….lo usé más de dos años y nunca le había pasado nada. Pero como dice el doctor Watson, todo ocurre al revés de lo que tenemos estimado. Infiero que de alguna forma con esto tomo un aprendizaje, el chiste me costó mil pesos, sí señores, para mi es mucho dinero, para otros es poco, si pago un monto o el otro,  siempre es dinero. No importa para no irme por las ramas luego de reflexionar como el buda de una montaña lejana me dije a mi mismo, ¿compro otro kite o me quedo con el que tengo?

Hice los cálculos, estudié distintos modelos y luego de que la obsesión y el fanatismo me comuniquen diversos resultados decidí tomar una decisión, seguir con el usado me va a dar una lección. Si se preguntan porqué no compré otro no es porque no puedo, sino porque no quiero. Así de simple, ¿soy duro conmigo mismo?, puede ser, pero porque no utilizar mil veces lo que tengo y tratar de mantener una mirada sustentable. Esto significa, reutilizar lo que tengo tantas veces hasta que no de más, y en vez de venderlo aprovechar el género, en algún momento para crear algo personal, ¿una mochila?, puede ser, ¿porqué no?  Ustedes como lectores dirán ¿y porqué?, de algún modo, desde mi perspectiva expreso que es un camino a tomar.

Si tenemos que tomar un sentido entre líneas lo que intento decir es que tener un kite usado no es el fin del mundo, que si uno no puede o no quiere o no está de acuerdo con los precios del mercado y no podés traer uno desde afuera,….no es el fin….es un comienzo. Es aprender a reutilizar algo y disfrutarlo hasta que ese objeto no de más. Animarse a más, a revivir más momentos con algo que nos va a traer más y más recuerdos a largo plazo. En un artículo pasado escribí sobre precios y caminos para seguir en el deporte por un costo más bajo pero por ese lado, tratando de ser más cuidadoso. La verdad es que el kite nuevo te dura mucho más que uno viejito pero si se ama el deporte, se ama la vela y por lo tanto, se es más cuidadoso con los riesgos.

¿Querés comprar kites usados o nuevos?, ¿querés aprender kitesurf?  Siempre hay un motivo y una excusa. Venite, te esperamos.

Dejá un comentario

Riders han comentado